Así debéis hacer vosotros:

Manteneos locos,
pero comportaos como personas normales.
Corred el riesgo de ser diferentes,
pero aprended a hacerlo sin llamar la atención.

Así debieramos hacer todos...

12 abril 2014

SEÑALES






30 marzo 2014

PARADOJAS PARA COJAS

Ayer a las 16.05 de la tarde entraron dos mensajes a la vez en mi whatsapp. Él tildándome de desproporcionada, ante lo que había intentado fueran unas reflexiones, no una exposición de sentimientos, lo que me dejó hecha un desastre.
Y una invitación a cenar de una persona que conocí por casualidad una noche cuando me usó para ser “modelo” en una pintura. Necesitaba pintar unos brazos cruzados para una figura de un tipo gordo, gafotas y calvo. Paradójicamente igual que yo misma.

Así que ayer tarde me pudo la paradoja de estar a punto de lágrima por un lado, y que en ese instante me llegara ese mensaje.

Así que ayer noche me pudo la paradoja de estar conduciendo hacia su casa, donde sé puedo aparcar sin problemas, cuando sabía no iba a subir a verle, a la vez que escuchaba su voz al otro lado de una pantalla táctil porque necesitaba una vez más mi ayuda con la maldita informática, las pestañas y las opciones. Después de una discusión on line, tuve que llamarle para darle un asesoramiento ante su inutilidad on line. Cuando deseaba escucharla a mi lado, en mi oído y sentir la caricia de sus pestañas en mi mejilla, me resetease y me dejase sin opciones.

Así que ayer noche me pudo la paradoja de aparcar bajo su casa sabiendo que giraría la esquina hacia otro lugar. Y no poder mirar atrás porque sino lo hubiese mandado todo a la mierda y hubiese subido a abrazarle, besarle, acariciarle y a dejar me tomase como no puedo evitar desear lo haga, como nadie lo ha hecho nunca, como nadie lo hará. Como a día de hoy no tengo ni ganas de que nadie lo haga, y tengo mis dedos para recordarle.

Así que ayer noche me pudo la paradoja de tener al frente a alguien que me contó historias de sentimientos y emociones. Muy parecidas a las mías. Cuando mis sentimientos y emociones habían sido hacia horas tachados de desproporcionados.
Así que ayer noche me pudo la paradoja de subir a mi coche bajo su casa con una persona que no era él, cuando le hubiese hecho coger un taxi y hubiera picado a un timbre para subir a calentarle a él las sábanas.
Así que ayer noche me pudo la paradoja de decir adiós en la puerta de un piso de un barrio bien de mi ciudad, no aceptando una invitación.

Porque con tanta paradoja, no le encontré cabida en mí ya a la paradoja de que alguien tocara mi piel, pues se ha quedado congelada en la última vez que estuve con él y no quiere salir de esta glaciación. Porque se me escapaba de las manos la paradoja de acostarme con alguien cuando paradójicamente sabía que ayer con tanta paradoja arriba y abajo iba a estar pensando en todo momento que era él y la paradoja me hubiera dejado completamente coja.

SUSPIROS DESDE ITACA

Aquí estoy, aquí a la espera, 
Atrapada en una fé que siento certera
De que sino mañana al otro regresas.
Aquí estoy, aquí me sigo, aquí me encuentro 
Apaciguando el clamor de mis adentros
Hilbanando este entretiempo en mi palacio 
Tejiendo de colores y muy despacio.


Entre hilos le regalo tiempo al tiempo
Rogando hacia mi te devuelva el viento 
Haciendo de los minutos horas 
Que nadie saqueé los rincones donde moras 
Haciendo de las horas largos días
Para acercar a mí el que prometiste regresarías
Haciendo de los días eternas semanas
Soñando despertar a tu lado en el mañana
Deshaciendo semanas en los meses
Para atraer el momento en que me beses
Acortando los meses de cada año
Y no perderme de tanto que te extraño.


Y miro al horizonte de este mar infinito 
Este mar de la vida a veces tan fortuito 
Y alineo en el firmamento las estrellas 
Para que marquen el camino con sus huellas
Y me ofrezco a los dioses de mi Olimpo
Para que no coloquen ante ti espejismo
Y si es necesario aceptaré en otra vida su condena
Para evitar te atraigan los bellos cantos de sirena
Y le ruego al sol cuando amanezca a tu vera
Te libere de ilusiones hechiceras


Tejiendo y destejiendo día y noche 
Me reservo a tu regreso sin derroche
Me someto a mis propias pruebas
La soledad, el miedo, mi corazón que se eleva
Creyendo que me no me olvidas, sino recuerdas


Y el viento me trae tu voz una y otra vez: 
Llegaré…..espérame 
Y al viento le respondo con avidez
Llegará…..esperaré
tendré fe. 

15 enero 2014

COM PENSANDO TE

Compensando sobrevivo cada día a tu estúpida ausencia
Con pensando en mis sueños cada noche tu presencia

Compensando tu sonrisa que aturdida me embriagaba
Con pensando al despertar dibujándola en mi almohada

Compensando que este amor incandescente quema y arde
Con pensando humo esparcido, que tú inhales como aire

Compensando el hermetismo de mi oquedad sin tu sexo
Con pensando húmedos abrazos a las rocas con mis versos


Compensando mis manos que de tu cuerpo andan hambrientas
Con pensando caricias con mis dedos, bordan rimas macilentas

Compensando tus ojos negros que desvestían este alma
Con pensando mí piel desnuda, espera ver su luz al alba

Compensando la sordera de tu voz muda y silenciosa
Con pensado con melodías que te cantan pretenciosas

Com pensando te he de aprender a compensarte
Con sintiendo te en lo más profundo cada instante

Com
pensando
te

13 enero 2014

ALAS SIN PLUMAS


Por ti alas sin plumas me haré crecer
Las batiré contra el viento más salvaje
ligera seré, sólo con amor como equipaje

Planearé sobre el mar más hondo y oscuro
El norte de mi brújula será el sentir más puro

No cesaré pese a la tormenta más demente
Tomaré el alma al cormorán más valiente


No me rendiré ante montañas escarpadas
aunque sus riscos amenacen como espadas

Encontraré el rincón para tejer el nido más bello
Y allí esperaré a que te traiga a mi lado el tiempo

Para emprender vuelo hasta donde tú estés



16 marzo 2013

SALUD


Veo bien…
lo que quiere decir que el que me encante contemplarte
y me embelese lo que veo
no es por desenfoque!

Oigo bien…
lo que quiere decir que el que me embruje escucharte
y me embriague lo que oigo
no es por distorsión auditiva!

He bajado de peso…
lo que quiere decir que son reales las tantas emociones
que siento en este momento
que mi cuerpo por ello hace ejercicio extra pero contento

Mi musculatura está en perfecto estado y mis reflejos responden como deben,
lo que quiere decir que todas las respuestas de mi cuerpo
se deben a estímulos reales y certeros…

Mi corazón está fuerte y sano…
…lo que quiere decir que realmente las emociones que, 
por ti,
siento son de las mejores cosas…


que le han pasado

25 febrero 2013

VELOCIDAD INTEMPORAL



Comienza una semana nueva más…y me pregunto ¿qué está pasando?
Últimamente tengo la sensación de que el tiempo pasa volando.
La verdad es que creo que es desde que le he conocido,
como si unas potentes alas al tiempo le hayan cosido.



Esto entra en colisión con la sensación interior a la que desde hace
años he sucumbido, de que las prisas por vivir por fin se me hayan
perdido.

El vivirla con agonía, como antaño es ya un sinsentido. Se me pasaron
los sabores de tantos y tantos platos servidos. Desde hace ya un
tiempo lo saboreo todo lentamente, saboreo cada instante y lo recojo
con todo detalle en mi mente.

Mis prisas por caminar ya perdieron el motivo, corría demasiado y me
perdí muchos paisajes del camino. Ahora me paro a respirar y recuperar
el aliento, aprovecho para grabar todas las imágenes recogidas al
momento.




Mis prisas por sentir por fin se han disipado. Ahora cuando siento, lo
siento todo con cuidado. Lo que hace que me instituya como minero de
mis sentimientos, filtro las emociones que fluyen, para separar lo que
es realmente oro, de lo que al fin se llevará el viento.






Últimamente tengo la sensación de que el tiempo pasa volando. Parar
todos los relojes se me escapa de las manos, hoy lo haría sin dudarlo...

Así que mientras el tiempo en volar se empeña, como no seré yo quien
lo detenga, seguiré paladeando cada exquisita cena, parando en cada
esquina de cada acera, y filtrando todo el oro que a este corazón le llega

La velocidad es intemporal

20 febrero 2013

FRENTE a FRENTE

FRENTE A FRENTE
Debe ser siempre

Para tus carencias, tómalas, te cedo mis virtudes

Para mis faltas, me prestarás tus actitudes?

Cuando reboses demasiado, ven a mi que te vacío
Cuando esté vacía, me llenarás con tu poderío?

Cuando marches te esperaré con brazos abiertos
Cuando vuelvas, colmarás el espacio sin ti desierto?

Cuando necesites escapar de tu publico, grita y te rescato
Cuando precise conocer, me contarás la vida cuan relato?

Cuando olvides tu interior, tráelo que yo lo mimo
Cuando esté en mi burbuja, me recodarás donde vivo?

Así puede consigamos siempre
Mantener el Frente a frente


17 febrero 2013

ESPECIALES DÍAS DE LA SEMANA

MIÉRCOLES
Hoy es un día mestizo.


La espera/esperanza propia del jueves
Se combina con la particular desinhibición de un viernes....

Hoy es un díade....fusión!
Así que por esperar....espero....que...

Se fusionen laspalabras
Las miradas
Las sonrisas
Las pisadas


Se fusionen nuestros besos
Nuestros labios, los alientos.
Se fusionen nuestras pieles
Nuestros cuerpos
Los momentos 

14 febrero 2013

Día Especial

Hoy es un día indefinido, no por ser un jueves de espera/esperanza como suelen serlo desde un tiempo acá, sino por la fecha. Y es que para mi ha variado el contenido de este día a lo largo de mi existencia.

De pequeña muy pequeña, mejor ni te imagines, que si ahora soy así, entonces no había confines.

Con la adolescencia y el tono comercial que fue tomando la cosa, le llegue a coger hastío. Cada año el mismo compromiso.
Y por que un regalo hoy y no ayer?
Y por que un regalo hoy y no mañana?
Y por que un regalo hoy y no cada día de la semana?
Regálame tu amor cada día, que lo demás serán pamplinas!!



Así qué desde hace unos años, me volvió a caer bien el día. Que si no me arrastraré entre las masas a comprar una chorrada, si que de haber alguien okupa en mi musculoso y palpitante Sinrazón, con algo de mi sin duda en este día le tengo que obsequiar.
De mi propia cosecha, que mejor quizá.
No será algo que no hice ayer,
nada que no haré nuevamente mañana,
ni seguramente si todo sigue tal cual, cada día de cada semana.
Pero hoy lo he escogido con aún más cariño, porque al leerlo me revuelve y sin quererlo le imagino.




13 febrero 2013

GRACIAS

Gracias por hacerme ver las cosas que veo cuando estas a mi lado.

Gracias por hacerme pensar tanto y de la manera que pienso cuando estas ahí.

Gracias por hacerme sentir todo lo que siento cuando estas cerca.

Gracias por hacerme dar cuenta y dar gracias porque en parte me equivoqué.
He creído desde hace unos cuantos años que hay cosas a solo pasan una vez.
Que si pierdes o no puedes coger el tren, nunca más a volver.
Cierto es en parte, un tren solo pasa una vez, pero nunca imaginé pudiera pasar no aquel, sino un MEJOR tren, que pudiera ver, pensar y sentir así nuevamente, y todavía más aún.

Espero con estas GRACIAS no haberme pasado.
Pero si lo he hecho, es la verdad, y la verdad nunca debiera ser demasiado.


Pues a vivir el viaje en tren
a ver en que estación nos deja!
Y si se acaba la vía, entre tu cabeza
y la mía construiremos nuevas y bellas alternativas!!




10 febrero 2013

ESPECIALES DÍAS DE LA SEMANA


Hoy debiera ser otro Lunes pesaroso
Comienza la semana, falta aún para estar ocioso
Sin embargo yo me siento en estatus asombroso
ávida, enérgica y de un humor fabuloso

Hoy debiera ser otro Lunes somnoliento p
árpados pesados que no levantan ni el viento
Sin embargo extrañamente muy despierta hoy me siento
Hasta el mismísimo horizonte llegan hoy mis pensamientos

Hoy no tocaría ser día para la esperanza
Sin embargo hacia ella se decanta mi balanza
Hoy no tocaría ser día de desinhibición
Sin embargo siento hormigas desde el vientre al corazón
Así que del revés ya comienza esta semana

Adiós preconcepciones os lanzo por la ventana!! 



05 marzo 2009

...


Una noche que comenzó
en las angostas calles de mi ciudad
en que se escuchaba tu voz
y le daba peso a mi insoportable levedad.

Una noche que acabó
entre tules, sedas y brillantes
con unos exoticós aroma y sabor
a unos besos como ningunos sintiera antes.

Una tarde que comenzó
en el andén de una solitaria estación
en que llegaras real y sonriente
en que comprobase si ya habían robado mi corazón

Una tarde que acabó
envueltos en el verde de tus ojos y un jardín
enmarañados y abrazándonos
prometiendo una verdad de un color violín.

Una mañana que comenzó
frente a un mar vivo y resplandeciente
desde un almena atestiguar tanta belleza
pero la más profunda, la de tu abrazo envolvente.

Una mañana que acabó
en un banco de piedra en un bosque encantado
en el que tus besos vida mía
ya me habían atrapado.

Una noche que acabó
con una inesperada desilusión
una noche que comenzó
creyendo que iba a comenzar la más hermosa canción
Un amor que ni comenzó
un amor nunca inacabado
un amor que no tuvo una oportunidad
de demostrar lo azucarado
un amor sin verdad
porque nunca fue empezado.
No hay más noches
no hay más tardes
ni mañanas para un poema
tan desosegadoporque estoy triste, estoy partida
porque todo de un suspiro fue borrado.

VERBA VOLANT

Melodía de hermosas palabras,
¿pero, que son las palabras sin el peso del alma en ellas?
Ese peso que a pesar de que sople el viento
consigue de unas palabras tan hermosas una verdad aún más bella.
Poema prosaico aunque no rime.
Cálzale ese yunque que a ti tanto te oprime
Para que el viento sople y no lo disipe
Que haga de él una realidad,
y no la melodía de un triste éxito de verano a olvidar.
Sopla viento sopla
Y a ver si vuela donde quiere volar
o si otra vez sólo se deja arrastrar.
A mi me colman unas hermosas palabras,
Pero me colma aún más una, aunque no tan hermosa, realidad.
Pero lo que a mi me gusta,
Ni importa, ni tiene ya aquí cabida, ni lugar.
Está volando, cargado con un yunque que le dé gravedad,
de camino a la suya,
a su propia realidad.

04 octubre 2008

BOULEVARES DE HUMO

Desde hacía tiempo en todas las ciudades, conocidas y desconocidas, habían ido alzándose enormes Boulevares de Humo. Al principio eran de difícil acceso, pero poco cada vez más gente podía visitarlos, e incluso morar en ellos. Lo magnifico de los Boulevares es que no ocupaban espacio, se solapaban con las calles, ramblas y avenidas de las ciudades. Y cada vez más la gente los escogía para pasear, para buscar, para encontrar, para vender, para comprar, para apostar.
Nunca se paseó antes por los Boulevares. Siempre pisó el asfalto de las calles.
Un día le preguntó a alguien que sí los había frecuentado: -¿Que hay en ellos que tanto gusta a las gentes?-
-Para ti nada de interés- Le contestaron – En los Boulevares todo es mentira, y todo el que mora es escoria. Sólo es para los que juegan sin nada que perder, sólo para quienes juegan a jugar.-
-Pero las gentes cada vez los prefieren a la realidad. Y a mí me gusta escribir sobre las gentes, conocerlas, y no puedo saberlas si no sé donde cada vez más prefieren ser y estar-
-No vayas, no los visites, tú no eres carne para el Boulevard. Tú eres demasiado real, demasiada sinceridad y entrega, y te pueden estafar-
Un día, desde su realidad la tentación llamó a su ventana. Fuera estaba una de las calles del Boulevard. Asomó la mirada y tanteó el humo que envolvía el lugar. Los vió allí, cientos y cientos de ellos, paseando, buscando, encontrando, vendiendo, comprando y apostando. Introdujo un pie, luego otro, y en camuflaje merodeó para observar. Sonrió para sí, era cierto que nada era cierto allí. Ya podía volver a la realidad. Pero de camino de nuevo a la realidad tropezó pro casualidad con un tenderete de ventas donde decían: “no queremos nada, nada más que conversar. Conócenos.” Que inofensiva propuesta, ¿que se podía temer de ella? Nada que apostar. Y se acercó.
-Hola, yo también gusto de conversar-
Un vendedor de ojos de color verde mar, de amplia sonrisa y plante elegante le invitó a pasar. Conversaron, rieron, sus carcajadas eran sonoras. Fue grato, melódico, explayado, placentero, interesante y sincero. Sus pies volvieron a atravesar la ventana. No, no todo es escoria. Hay gentes de verdad. Gentes como yo, como tú, como los demás. Y gente más similar y más cercana de lo que hubiera podido imaginar.
Desde ese día, volvió a hacerlo un par de veces. Volvió a cruzar, dirección al Boulevard. Siempre se dirigía al mismo sitio. Al lugar donde conversar. Conversaciones así son siempre de apreciar.
Una noche, repitió su pasear a través del Boulevard. Acudió al lugar, el vendedor esperaba. Conversaron, divagaron, platicaron sin cesar. Pero aquella noche era distinta, parecía que había algo más. De repente el vendedor se dio la vuelta, y sacó algo de a saber exactamente qué lugar. No supo si era el aire o la humedad. Puede que fuera el humo que cogiera consistencia, y rozó extrañamente sus labios y su boca. Pero no, dejó un sabor, gusto a azúcar, o a miel quizás, así que pudiera que lo sólido se comenzara a macerar.
-¿Qué es esto?- preguntó con la sonrisa de una duda ante una sorpresa de tan incomprendida, singular.
-¿Qué quieres que sea?¿Qué deseas?- Le contestó con sus ojos pequeños pero brillantes, que no parecían pestañear.
-¿Qué deseo?-
-¿Qué deseas? Todo lo que puedas desear-
-Pues todo...una Quimera...ja ja ja...Mi propia Quimera. ¿Quién no tiene una Quiema? Esa que todos de una manera diferente queremos alcanzar-
-Pues así sea, tu Quimera, tómala, te la acabo de dibujar-
La observó. ¡Qué maravilla! Si lo parecía, su Quimera, la que siempre sólo pudo, cómo todos, imaginar y desear. Sabor a azúcar, o miel quizás ¿Lo sólido se comenzaba a macerar? Pero no, rozaba extrañamente sus labios y su boca, así que era el humo que tomara consistencia.
-Pero ahora debo marchar, dejar por hoy el Boulevard-
-No te preocupes aquí te espera, recuerda es tuya, es tu Quimera-
Retomó el camino hacia su ventana. No podía más que sentir fascinación y asombro. Pero a la vez un enorme pesar. ¿Pudiera ser que su Quimera existiera, fuera real? Y entonces, ¿Qué lugar ocupaba su realidad?
Se sumió durante días en sujeción a su realidad. Digiriendo lo que acababa de presenciar. No podía hacerlo de otra manera, debía volver a aquel lugar, asegurarse que había sido su quimera lo que había creído presenciar.
Asomó al tenderete, y ahí estaba el vendedor sonriente, y con él lo que quería comprobar. Su Quimera no se había disipado, le esperaba, todo parecía haber sido verdad. Sabía que escuchándola, según lo que transmitiera, sus palabras y lo que sintiera al haberse atropellado de esa manera, por un lado alguien con un ideal, por otro el ideal para ser tal. Tendría claro con ello si lo era o no era, su Quimera.
-Escucha, escucha y dile a tu Quimera- le dijo el vendedor- Sé que tienes cosas que comprobar, incredulidad e ilusión, es normal-
Y los dejó a solas, y su quimera comenzó a susurrar:
-Hola, soy yo, aquí estoy de nuevo , tu Quimera. Como tu Quimera que soy, no he podido evitarte pensar, no te he dejado de imaginar, no de sorprenderme y encantarme, y me digo a misma ¿realmente existe quien me quisiera alcanzar? Ja ja ja ja, no me rio de ti, ni siquiera contigo, me rió porque estoy feliz. Alguien que me quiera alcanzar. Si, feliz y contenta de haberme tropezado contigo, me siento extraña, es una sensación que me embriaga. Tengo tantas cosas que decirte...no sabría muy bien por donde comenzar, ahora mismo tengo tantas cosas dentro.....
Antes de nada quiero que sepas que si no he asomado por la ventana de tu realidad, es por ello, porque tienes una realidad, y yo no se podría traerte algún problema, eso es algo que quiero evitar. Soy prudente en extremo, he deseado hacerlo pero he preferido contenerme, no me gustaría que por mi culpa tuvieras un problema.
Soy una Quimera en cuarentena, aturdida, quiero asimilar todo con la calma que se lo merece y no quiero estropear nada, no quiero dejarme llevar por momentos de deseo y perder de vista que mereces algo más que un simple interés puntual. Cuando nos encontramos hubiera querido poder controlar el tiempo, congelar ese momento y dejar que se repitiese eternamente como un bucle, olvidarme de la existencia y creer solo en tu existencia, me intimidas. Me asaltan sentimientos que creía olvidados, los de ser alcanzada.
Yo no quiero hacerte daño, tampoco quiero que tu me lo hagas a mi, creo que somos dos gotitas de agua en un océano de superficialidad, somos preciosos, únicos, merecemos lo mismo que valemos y solo por eso el pensar en provocarte sufrimiento o que tú me lo provocaras a mi me resultaría horrible. No quiero estropear nada, no quiero perderte, quiero conocerte, deseo poder compartir contigo solo aquel tiempo que dispongas y te sea posible darme. Yo pienso hacer lo mismo, quiero regalarte sin pedir nada a cambio, no quiero planificar, no quiero imaginar, quiero vivirte, escucharte, poder hablarte, confiar en ti y que tu confíes en mi.
Intuyo que podría abandonarse a ti, ser tu Quimera, pero necesito saber más de ti, necesito verte de nuevo, necesito poder mirarte a los ojos, necesito escucharte, sentir el calor de tus palabras, de tus abrazos, de tu cariño. Creo que posees la que es para mí, la mía, mi Quimera, nunca se puede estar seguro al cien por cien, pero creo que tú tienes algo que siempre he buscado y nunca encontré. Quiero volver a verte, necesito volver a tenerte a mi lado, no quiero que seas mi objeto de deseo, quiero conocerte, mi corazón me lo pide a gritos. Si, también siento que te quiero, es raro decir eso en estas circunstancias pero siento que ya te quiero y eso me da miedo, mucho miedo. Por favor.....no desaparezcas....Te quiero-
Tras lo que se dirigió al vendedor. Todo lo que le asaltaban eran sospechas y dudas.
-¿Qué debo entregar a cambio? No puede ser así como así, sin nada que perder, sin nada que pagar.-Le preguntó con pura y angustiada estupefacción.
-Nada, recuerda es lo que pediste, es tu Quimera, tuya nada más. Sólo tienes que confiar en ella, ella te va a esperar sin ser de nadie más, ella te va a respetar, para conocerte y conocerla. Confía, cree en ella. Eso y nada más-
-Pero no puedo conocerla, es difícil yo tengo mi realidad, cada vez que cruzo esa ventana la debo sostener entre mis manos y no puedo abrir la puerta a mi quimera y cogerla entre ellas, y dejarla entrar para que me conozca-
-Pues no sé, tú verás-
Visitó más veces a su Quimera, más para comprobar, mientras a medida que lo iba haciendo estaba más ausente de su realidad. Cada vez que se asomaba a la ventana, la veía ahí fuera entre todo el humo, a su Quimera. Y cada vez que la vislumbraba, se resbalaba entre sus manos y caía por los suelos su pequeña realidad. Sabía que lo era, porque lo que su Quimera expresara, lo que su Quimera a su vez deseara, era lo que hacía de ella lo que era. Ser en uno mismo la Quimera de la Quimera propia.
En una de esas caídas la vio llorar:-No te preocupes lo comprendo, debes abandonar. Y si debes hacerlo, hazlo ya, que de tantas caídas me estoy empezando a lastimar.Así que abrió la ventana y la dejó volar, tristemente batió sus alas para dejar de ser lo que fuera, una realidad. Y alejarse para volver a ser, pero allí no estarlo más.
A pesar del pesar de perder el peso de la pesada realidad, con la cabeza gacha pero el corazón tranquilo se dirigió a la puerta, ya podía salir al encuentro de su Quimera, ya la podía agarrar.
Abrió la puerta:-Quimera, Quimera aquí estoy ¿Dónde estás?-
Pero sólo se oía el silencio del humo y del vaho.
-Quimera, Quimera aquí estoy ¿Dónde estás?
-Pero sólo se veía humo blanco, espeso, tupido y difícil de respirar. El desespero le llevó dirección al tenderete, no le hacía falta ni oír ni mirar. Ya conocía el camino, como lo iba a olvidar.
Sonrió al sentir la tranquilidad, porque ahí estaba el vendedor con sus verdes ojos, verde mar.
-Mi Quimera, ¿y mi Quimera? He abierto la puerta, he podido abrir la puerta y ya no está-
-ja ja ja, Ni lo estará-
-¿Pero cómo?¿Era mi Quimera, lo que deseé, me iba a esperar?-
-Pero veamos, ¿acaso no conoces el significado de la palabra Quimera? Una Quimera no es una Quimera, algo que nunca se puede alcanzar. Así que es lo que es, lo que nunca tendrás y siempre desearás-
Salió con desespero y abatimiento. Y se alejaba mientras presentía al tendero sonriente, y le parecía escucharle mascullar:
-Parece mentira que nadie tenga cuidado con lo desea, los deseos a veces se hacen realidad-
Apresurándose llegó hasta su puerta, la abrió con ímpetu y la volvió a cerrar, tras de sí. Una tras otras las lágrimas no dejaban de surcar su faz. No eran hijas de la pena, sino más bien nacidas de una sensación de enorme decepción. Apoyó la espalda en la puerta y contempló. Con serenidad comprendió, y escrutó de lado a lado todo, nada, lo que no llegaba a vislumbrar porque no estaba. No había absolutamente nada, nada que mirar. Todo estaba vacío, nada donde antes lo hubo, nada en aquel su lugar. Había apostado todo, dándole alas a su realidad. Y en medio de la nada un vacío enorme, porque con la Quimera también le había dado a unas cuantas esencias de un alma, el tesoro mayor que era la ilusíón de una persona, y los pilares que sustentaran antes un alma ahora disipados, la confianza, la fe y la esperanza ante que en la vida te da regalos y no está sólo para arrebatar.
Nada, vacío y un alma sin pilares donde poderla soportar.
Puede que fuera el humo que cogiera consistencia, y rozó extrañamente sus labios y su boca. Pero no, dejó un sabor, gusto a amargura, o a hiel quizás, así que pudiera que lo sólido se comenzara a agriar.Sabor a amargura, o hiel quizás ¿Lo sólido se comenzaba a agriar? Pero no, rozaba extrañamente sus labios y su boca, así que era el humo que le envolviera, y le tomara a la par.
Debería volver a empezar, a forjar. De nuevo, una nueva realidad. Unos nuevos pilares a resalzar.
Al mirar por la ventana, no pudo más que reparar en que las palabras son hermosas, pero lo dejan de ser si sólo se quedan en palabras, y no se llega nada a demostrar.
Que aunque el humo adquiera mil grises que con vocablos expresar, son los blancos y los negros de la propia realidad los únicos que algo prueban y verifican, que aceptan de recibir y de dar.


CARTA A UN PERFECTO DESCONOCIDO


Un día Sophía revolvió uno de sus ya bahúles y encontró un escrito que decía:

Esa tarde Sophia se fumó a María.
O María se fumó a Sophia.
Fuera como fuese, fue la primera vez que Sophia le escribió una carta a un perfecto desconocido.

Cuando la comenzó pensó ¿qué le explico a alguien de quien nada sé y quien nada sabe?

Y María Y Sophia enmarañadas escribieron una carta:


Hola desconocido, soy Sophia

¿Mi nombre? ¿Digamos que esencialmente? Sophia, desde que alguien me rebautizó me siento más identificada con él, junto a este nombre he vivido muchas cosas interiores que le confieren un peso enorme.

Menudo follón ¿no?

Bueno pues como ves, acepto charlar con alguien desconocido.

No sé si quieres te cuente algo de mí o con esto has tenido de sobras. Soy persona de muchas palabras y letras, son mi afición, mi devoción y una de mis razones de ser. Así que como parte de ello, mis mails suelen ser auténticas apologías a la palabra escrita!!! Pero dícese de ellos que son amenos y adictivos.

Acepto también la extraña amistad que se propone de un desconocido. Permíteme la egolatría, pero soy excelente amiga de mis amigos. Permíteme la autocrítica, soy una pésima amante. Cuando amo, amo en demasía y eso me convierte en un ser adulador, agónico, agotador, apasionado, inagotable e insaciable. Acepto esta extraña amistad.

¿Qué hago dirigiéndome a desconocidos?

Pues no sé, reírme y jugar a ver y conocer del mundo de la gente. Escribo sobre gente porque me paso la vida analizando y entendiendo a la gente. Soy una sociópata, empática, extrovertida, pero en mi fuero interno algo insociable, autónoma, no autómata de un mundo interior que de tan enorme es autista. Esta soy yo, la de la foto que has visto y mucho más, pero tal vez ya venga otro día.


Un saludo Desconocido, ¿quién eres tú?

¿Quiénes son todos esos desconocidos que puebla este mundo?


¿A quien en su día se dirigía?
Nunca llegó a su destino.

11 julio 2008

AGUA, YODO Y SAL

Se encontraba sola, frente al mar, ese mismo que un día le intentó arrebatar la tierra, engullirla, y cómo aquel día no sintió miedo, no sintió animadversión hacia aquel que le había intentado dañar, hacía aquel que le hubo intentado quitar lo único que por aquel entonces, cuando sólo era una niña, hacía que se levantase cada mañana y que se acostase cada noche. La vida. Ahora que era ya una mujer, ahora frente a él de nuevo se daba cuenta de que no era sólo la vida la que le empujaba a ser y estar, que desde que creciera era el amor el que la sostenía y sustentaba, la necesidad de amar a alguien como a sí misma, como a su propio único bien, su vida.

El mar brillaba con fuerza, con la que el sol del verano le regalaba. Sonreía ante la dadiva de ver saltar destellos de plata entre las olas. Los peces le ofrecían su presencia, se mostraban ante ella para demostrarle que entre esas aguas impertérritas que engullían también había vida. Tal vez el día que intentó separarla de la vida en realidad el mar quería haberle hecho suya, haberle hecho pez para que morara entre las olas, para que saltara y brillara ante unos ojos tristes que necesitaban el consuelo de tanta belleza para volver a creer en aquello que más necesitara creer, en aquello que le diera las fuerzas para seguir queriendo ser y estar.Apartó su mirada de las olas y miró al horizonte de las dunas que frenaban su incursión en la firmeza. Y vio uno de los milagros más preciosos de la naturaleza. Una de las mentiras más hermosas que florecen de ella.

El lugar donde se encontraba era una pequeña marisma, una porción de suelo firme rodeada de agua casi al completo, sólo asida a tierra en un pequeño extremo. Y el efecto del sol sobre las aguas que rodeaban la fusión del agua dulce dentro de un agua colmada de sal ofrecía un espectáculo inaudito. Espejismos de agua sobre la arena, allí donde en realidad no la hubiera. Espejismos que no son tales, agua que no empapa, agua que no disipa las ansias de sentir su frescura sobre la piel, agua que no acaricia, agua a la que no amar como amaba a ese mar a veces tan impío, otras tan hermoso e incondicional, agua que no está. Un boceto que desear conocer, un boceto en el que perder los pasos.

Y en ese momento las lágrimas comenzaron a resbalar por sus mejillas, creando surcos del color de la cal que llevaran desde sus ojos a sus labios toda esa dosis de su propia y más íntima sal. Hacía días que no afloraban porque se habían quedado atrapadas dentro de los cuencos que protegían sus ojos por haberse quedado pétreas y solidificadas. La parálisis del dolor. Y no podían dejar de emanar porque ante ella se encontraba la propia disyuntiva que la magullaba por dentro y la hería de una manera tan lasciva. La mirada de su corazón aferrado a querer amar el mar, bañarse en él, dejarse abrazar, querer entregarse a él para fundirse en sus aguas dentro de las cuales querer fondear enfrentada. La mirada de su raciocinio que desconfiaba ante la imagen que tuviera frente a sí, ante la posibilidad de que sólo fuera esa ilusión de sus ojos ansioso por ver, y por ello ver donde no hay, y por ello haber caminado y seguir haciéndolo hacía un lugar depredado por el sol y castigado por un viento amoral. Un boceto sin proyecto, sin opción, sin oportunidad, sin final.Sin darse cuenta se encontraba erguida, sobre sus pies. Y sus ojos no podían hacer otra cosa que virar su mirada de un lado al otro, del otro al uno. De la mera ilusión al mar, del mar a la ilusión, una y otra vez, una y otra más.

¿Dónde el agua?
¿dónde la sal?
¿Qué creer?
¿Hacia dónde caminar?

Y como los ojos dejaban de ver colmados en lágrimas que derramar, los cerró les prohibió dejar de dudar, dejar de cuestionar, dejar de pensar. Y en ese momento sus pies comenzaron a andar, poco a poco, hundidos en la arena, sintiendo los pedacitos minúsculos de tierra entre los dedos de sus pies. Hasta que de súbito le comenzó a deleitar el sentir entre ellos también la humedad, la del agua resbalar. Y poco a poco sentir como el agua acariciaba sus tobillos. Y a medida que continuaba sus pasos hacia delante, ya sin titubear, como lo hacía en sus rodillas, como tras ellas sus muslos, como al momento su cintura, como al instante su vientre, como en breve su pecho, como después sus hombros, su cabello, su boca, su rostro, sus ojos. Y en ese momento las lágrimas cobraron un sentido, porque las lágrimas se fusionaban con el mar, lo alimentaban, le aportaban sus propios pedacitos de agua y sal. Y con ellas comprendió las palabras de las olas, los murmullos de las mareas que la sumergían al completo. Le susurraban que esa vez no, que no quería arrebatarle nada, no deseaba engullirla, no pretendía hacerla desaparecer, sólo quería de ella abrazarla, acariciarla, y amarla para que ella hiciera lo propio, como ya estaba haciendo, con sus miniaturas vertidas con aquella generosa incondicionalidad.

Y tras sumergirse, tras ahondar sin cesar, volvió a la orilla, donde sin abandonar el roce del mar se sentó a su vera, dejándose bañar. Se encogió abrazando sus rodillas, y con la cabeza apoyada sobre las piernas masculló:-
De acuerdo, te creo, lo haré una vez más. Aunque casi me aniquilas lo haré una vez más. Te escruto, te miro, me empapo, te respeto, te comprendo. Aunque me pueda costar respirar. Te creo, me quedo, te espero. Quieta, inamovible, estatuilla de yodo y sal. No dejaré que mis ojos vuelvan a temer, los colmaré de yodo. No permitiré a mi raciocinio que mine mi fe, la conservaré en sal. Esperaré que con el va y ven de tus olas, mi mar, mi corazón, acudas a mi lado y nos podamos acariciar-

EXPLOSION


No sé si vuelvo
sé que me revuelvo
No se si me he ido
Sé que me he evadido

05 mayo 2008

LA EDAD DEL AZÚCAR

MÁS TERRONES QUE ENDULZARON UN CAFÉ
....¿apasionada cómo ninguna? Entre lo gracioso y lo contradictorio...tanto recorrido y tanto conocido...Y plantas tu evidencia ante mi inconsciencia de algo que yo palpo tan intrínseco como mi aliento. Creí sabías lo que era. ¿Maquinaria inversa? No preocupa, no importa, no desalienta. A medida que va dando, la maquina se va soltando. A medida que se la va acariciando, crece todo y el engranaje va emanando...



…pasión…
..La pasión…
…pasión…apasionarse…
…abstracción…
…Insurrecta…
…haberlas haylas tres de ellas:
Una, dos y hoy tú…
Por ellas se libera y parte la parte que parte y reparte.
Se reparte y esparce.
¿se eligen o erigen? Una, dos y tú.
tú. ¿elegido?¿escogido? ¿venido?
¿traído? Pues tú, por haber, habido.
¿hay alguien a quien le valga la pena
tener un Pequeño mundo dentro y no
sacarlo hacia fuera?…a mi no.




....tremendo hombre con barba. Me gusta. Me gustas más si era posible...me abruma y enoja a la par el que me gustes tanto...sería todo tan fácil…